La importancia de sentirse querido

Sentirse querido tiene que ver con el vínculo que establecimos con nuestra madre o figura de referencia en nuestros primeros años de vida. John Bowly en 1969 aportó al mundo la teoría del apego. Según Bowly el apego puede ser más fuerte o débil, según el vínculo que hayamos creado con nuestros cuidadores.

En 2016, Marta Golano adaptó el cuestionario de Mentalización Parental del Centro Nacional para Niños y Familias Anna Freud de Londres al idioma español y catalán.

En su tesis Marta aporta los beneficios para la sociedad de conocer el papel que juega la calidad del trato de las madres y padres a sus hijos, y pone especial atención a los pensamientos que tenemos antes, durante y tras el período de crianza.  

Las condiciones para crear un apego seguro mejoran cuando la mamá o el papa tienen capacidad para reflexionar sobre la relación que construyen con sus hijos desde la infancia.

Las aportaciones de la Mentalización Parental

En 2014 junto con 60 madres más de niños hasta 5 años participé en la investigación que Marta Golano estaba realizando. El 63% de los participantes, los consiguió a través de las redes sociales.

En aquel momento, expresé mis vivencias como madre de un niño de 3 años y una de 7. Comenté cómo me influyó la relación con mis padres y reflexioné sobre qué visualizaba para mis hijos en el futuro.

La entrevista en sí me pareció un momento de introspección. Ese espacio entre “investigación” y “acción”, entre “terapia” y “acompañamiento”.

En la charla salieron autores como Fonagy, Bowly (teoría del apego), Ainsworth, Main. Se habló del apego seguro y el inseguro.

La capacidad de apego, un legado de padres a hijos

De cómo te han criado depende tu capacidad de amar. De aquí la importancia de estos estudios para aportar más seguridad y conductas sociales positivas en el mundo.

La transmisión generacional del apego es un hecho. Además existe una correlación positiva entre los sujetos con perfil de apoyo seguro y su capacidad de mentalización ya que muestran mayor capacidad para entender el mundo interno del otro, sentir los pensamientos y pensar los sentimientos.

Se habla de Londres y de Yale, de una entrevista semiestructurada de 2003, donde se toca desde la visión global del niño y del adulto, la expresión afectiva, la relación con los padres, la percepción de pérdida, la relación pasada y futura con el niño. 

Los resultados en nuestro contexto son parecidos a los que se han dado en US o UK: un 33% tiene un apego más bien ausente y un 67% presente. Un 59% apego seguro y un 41% inseguro.

La salud mental adulta depende del apego seguro que han podido ofrecer los padres.

Marta GOLANO

El nivel medio de la muestra en Barcelona es del 4,9. En US es del 4,3 y en entornos carcelarios u hospitalarios el 2,5 y 3,7 respectivamente.

Esto apoya la opinión de que la capacidad de apego de los padres y la capacidad de mentalizar adecuadamente tiene una influencia significativa en la salud mental de los niños.

Porque vale la pena invertir en tu regulación emocional

La regulación emocional del adulto es uno de los factores que más inciden en aumentar tu nivel de apego.

La disponibilidad materna y la salud emocional

Incluso en culturas donde el niño no tiene durante mucho tiempo contacto visual porque la madre lo lleva en la espalda mientras trabaja se observan parecidas conductas de apego entre niños y padres. Se habla de la disponibilidad materna. Puedes encontrar algunas ideas de cómo organizar mejor tu tiempo para estar disponible en el post sobre flexibilidad horaria por conciliación familiar.

Altos niveles de oxitocina llevan a altos niveles de mentalización y al revés también. Se ponen en juego las tendencias biologistas y las cognitivas.

¿Qué tiene el apego y la mentalización que ver con la teoría de las neuronas espejo, la asertividad y la empatía?

¿Podemos hablar con esta investigación de “padres suficientemente mentalizados“?

En estos momentos contamos ya con la posibilidad de contar en las zonas de habla catalana y española de una herramienta para medir el nivel de mentalización y apego, y a la vez saber que la herramienta supone para los participantes una reflexión sobre aspectos clave de la maternidad. Por otra, es necesario compartir los resultados de esta investigación para que fomenta el bienestar de los niños, como futuros adultos, que a su vez serán padres.

Un grano de esperanza en hacer crecer esos niveles de apego y mentalización por el bien del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba